La naturaleza de la mente

Estándar

Se trataba de un hombre que llevaba muchas horas viajando a pie y estaba realmente cansado y sudoroso bajo el implacable sol de la India. Extenuado y sin poder dar un paso más, se echó a descansar bajo un frondoso árbol. El suelo estaba duro y el hombre pensó en lo agradable que sería disponer de una cama. Resulta que aquél era un árbol celestial de los que conceden los deseos de los pensamientos y los hacen realidad. Así es que al punto apareció una confortable cama.

El hombre se echó sobre ella y estaba disfrutando en el mullido lecho cuando pensó en lo placentero que resultaría que una joven le diera masaje en sus fatigadas piernas. Al momento apareció una bellísima joven que comenzó a procurarle un delicioso masaje. Bien descansado, sintió hambre y pensó en qué grato sería poder degustar una sabrosa y opípara comida. En el acto aparecieron ante él los más suculentos manjares. El hombre comió hasta saciarse y se sentía muy dichoso. De repente le asaltó un pensamiento: “!Mira que si ahora un tigre me atacase!” Apareció un tigre y lo devoró.

Moraleja

Cambiante y descontrolada es la naturaleza de la mente. Aplícate a conocerla y dominarla y disiparás para siempre el peor de los tigres: el que mora dentro de ella misma.

»

  1. que padre moraleja, a mi me encantan, todas estas cosas de poemas y moralejas de echo tengo un libro donde coleccino todos los poemas y vesrsos de amor y claro que tambien moralejas. mui lindas de verdad felicidades.

  2. Si alguna vez me sentí solo, alguna vez sentí que no podía mas, sentí debilidad no podía seguir dando vuelta las cosas, entonces decidí dejarme caer, cerré los ojos y dije al vacio, y volé lejos, lejos de este lugar.
    Se aclara que si alguna vez me sentí así también me sentí acompañado, con todo el poder del mundo y que podía hacerlo todo y esta de más decir, que podía acomodar las fichas para que jueguen a mi favor.
    ¿Entonces estoy solo?, no sé quien soy no, me encuentro. Ni se en que creer, no estoy seguro de mis principios, no me siento seguro de mi mismo. Pero será que estoy cansado, que necesitaría irme lejos y sentir el placer otra vez a través de tus ojos.
    ¿Qué tipos de problemas tengo?, de amor, de soledad, de mucha compañía. Muchas veces nos hacemos preguntas que a las que no tenemos la respuesta cuando pensábamos que teníamos todo planeado.
    Ya este mundo en que las cosas que veo tan sencillas son las mas complicadas, me da miedo que se quede sin tolerancia y explote por tanta hipocresía y poca sensatez. Será que estoy equivocado, que ya me olvide de pensar, que soy otro, que nada de lo que hice alguna vez sirvió, que me olvide de todas las cosas que alguna vez me contaste, que recordé que a veces duele y mucho… que todo acaba y no es novedad que lo que viene rápido, rápido se va y que las peleas son pasajeras y lo que sigue presente no es enojo, si no orgullo.

    Aquí estuve, me fui y volví, porque toda cosa vuelve, a su origen. Intento recordar mientras duermo, aunque este dolor de cabeza no me deje, recuerdo cosas, buenas y malas las buenas para cuando ando medio melancólico y las malas para no volver a hacerlas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s