El sol desapareció

Estándar

Había una vez , en una zona de altas montañas, una águila que enseñaba a su pichón a volar. Aquellos días de verano eran benignos y de cielo despejado. Un día, llegado el otoño, el cielo se cubrió de densas nubes negras. El pichón, acostumbrado a ver el cielo y el sol, pegó un grito de desesperación. No veía ese manto celeste con su sol resplandeciente. El águila, viendo esto, le pidió que le acompañara. Juntas remontaron vuelo en dirección a las nubes. Luego de una trabajosa travesía, ambas estaban por encima de las nubes. El pichón estaba loco de alegría, se había superpuesto a esas negras nubes que le ocultaban su sol y su manto azul.

Moraleja:
Creo que a veces debiéramos desplegar nuestras alas y animarnos a volar más alto.

»

  1. Todos los dias no puede brillar el sol y cuando te encuentres perdida en las tinieblas de la desesperacion, recuerda q solo en la oscuridad de la noche podras ver las estrellas y que esas estrellas te guiaran a casa …asi que no tengas miedo de de cometer equivocaciones de tropezar y de caer …la mayoria de las veces las grandes recompensas se obtienen cuando haces las cosas que mas te asustan …tal ves logres cumplir todos tus deseos…. tal ves consigas mas de lo que puedes imajinar ¡¡¡…Quien sabe a donde te llevara la vida el camino es largo y en el fondo…. El viaje es el destino !

  2. quisiera animarme a hacer cosas pero muchas veces pienso que sola no puedo y necesito la ayuda de los demás para lograrlo; quiero animarme a volar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s